Joyas Barón

Joyas Barón es una empresa chilena especializada en el rubro orfebre, que gracias a su experiencia y prestigio se ha convertido en la principal referente en su país. Su centro de operaciones está ubicado en pleno centro de Santiago de Chile, específicamente en la tradicional galería denominada Pasaje Matte.

Historia

Joyas Barón nace como proyecto en 1982, cuando comienza a gestarse la idea de introducir en el mercado una joyería que respondiera a conceptos de masividad, variedad, diseño y economía. Así fue como emerge este emprendimiento, debido a que en el centro de Santiago la compra y venta de metales finos tenía un sostenido y creciente éxito. Este concepto comenzó a transferirse a la transacción de piezas de joyería, donde anillos y cadenas centraron el interés de la venta, llegando a definir incluso un grupo de clientes habituales.
En 1986 arranca este negocio familiar, inaugurando al público una pequeña tienda de joyas en pleno corazón de Santiago, puntualmente en el Pasaje Matte, lugar reconocido por reunir en aquellos años el 90% de las joyerías en Chile. Al año siguiente y debido al éxito y preferencia de parte de los consumidores, se abre un segundo local en la misma galería bajo el nombre de Joyerías Barón, haciendo referencia a la predilección del fundador de la joyería, Enrique Vilches Millar, por el programa de televisión llamado “El Gran Barón”.
En 1988 el Pasaje Matte cobija una tercera tienda Barón, posicionándose como una de las joyerías con mayores sucursales en el país, cumpliendo paulatinamente con la misión que se propuso de un comienzo como empresa: “Ser siempre la joyería más grande de Chile, entregando en nuestros productos un arte único, accesible y sobre todo de calidad”.
Década de los ’90, se prioriza la modernización, cambio de imagen, expansión y atención a los clientes
En 1991 la empresa opta por crecer cualitativamente, y a raíz de eso los tres locales del Pasaje Matte se amplían y modernizan conservando su desarrollo dentro del corazón de Santiago, y fundamentalmente con el propósito de recibir mejor y holgadamente a sus consumidores. Cinco años más tarde y con motivo de celebración de la primera década en el mercado de la compañía, se decide generar un primer cambio de imagen corporativa, buscando un perfil más moderno y actual. El nombre se modifica a JOYAS BARÓN y se crea un logo en colores rojos y dorados.
En 1998 el desafío es establecer un plan de altas inversiones para los años venideros, con el afán visionario de expandirse acorde al auge de las grandes cadenas de centros comerciales. Así nace la primera sucursal en el Mall Plaza Tobalaba, en tanto que Mall Plaza Vespucio significa el gran salto comercial que convierte a Joyas Barón en la más grande y prestigiosa del país en el rubro. La empresa abre su segundo local en un mall y el primero en el centro comercial de mayor crecimiento, ventas y afluencia de público en Chile finalizando el siglo XX.
Joyas Barón recibe el siglo XXI con una propuesta consolidada

El año 2000, Mall Plaza Oeste recibe la primera tienda correspondiente a la zona sur de la Región Metropolitana, obedeciendo a la necesidad de entregar la cobertura que los usuarios de Joyas Barón solicitan, y a la vez se merecen. Dos años más tarde, ya era el momento de estar en regiones y Concepción, octava región al sur de Chile, fue el primer destino. En la capital del Bío Bío y específicamente en el Mall Plaza El Trébol, se abrió el primer local fuera de Santiago con una muy buena acogida.

Ese mismo año, la empresa también debuta entregando un anillo de brillantes a la Reina del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, resultando ganadora la cantante y actriz uruguaya Natalia Oreiro.

El año venidero, Joyas Barón continúa en la senda de satisfacer los requerimientos de sus consumidores. Ese objetivo inspiró a la firma a estrenar 2 nuevos establecimientos para dar cobertura a la zona norte de la capital chilena, y el lugar elegido fue el Mall Plaza Norte sumando la octava tienda de la empresa. En la misma dirección, se atendió la demanda del sector oriente de la región metropolitana, y asimismo arribar al Mall Panorámico, en pleno corazón de Providencia.

En 2004 y con la idea de seguir abarcando el gran Santiago, Joyas Barón instala su décimo local esta vez en el centro neurálgico de la comuna de Las Condes, sector privilegiado de la ciudad, en el primer centro comercial estrenado: el emblemático Mall Apumanque.

Del mismo modo, en aquella ocasión se auspició por primera vez el Miss Mundo Chile, certamen de belleza donde el cetro de reina lo obtuvo Verónica Roberts. A partir de ese instante, siempre se le ha solicitado a Joyas Barón ser parte de algún concurso de esa índole (Miss 17, Miss Universo Chile, entre otras competencias).

El año posterior, junto con la inauguración del Mall Florida Center nace la tienda número 11, un espacio amplio y moderno que además se convirtió en otro gran hito de la marca: relacionar a Joyas Barón con algún rostro nacional. La elegida fue Pamela Díaz, figura protagonista de la televisión y el espectáculo chileno, una apuesta que dio mucho que hablar y posicionó a la empresa como una joyería audaz por esta positiva designación.

Al mismo tiempo, se estableció seguir expandiendo el negocio en provincia, llegando al litoral central, específicamente a la V región del país. Se trata del Mall Espacio Urbano 15 Norte, de la ciudad de Viña del Mar.

El año 2006 comienza con una tradición, como lo catalogan todos los medios de comunicación: la ceremonia de entrega del anillo de brillantes a la reina del Festival de Viña, premio que correspondió a la conductora de la televisión local Tonka Tomicic.

Paralelamente al desarrollo del evento festivalero, Joyas Barón da vida a su segundo local en el Mall Plaza Oeste para complacer las demandas de un mayor número de usuarios, pertenecientes a la zona poniente de Santiago. Esta situación adquirió forma conforme a que el centro comercial amplió sus espacios, lo que se tradujo en un aumento de asistentes triplicando los sectores de influencia al mall.

Posteriormente se produce la tercera presencia de la empresa en regiones. Esta vez es el turno del norte de Chile, en la cuarta región. Y es la ciudad de La Serena la designada para ofrecer los productos de Barón. El Mall Plaza La Serena es la casa que acoge a la 15° tienda comercial, extendiendo aún más la presencia de Joyas Barón a nivel nacional. Orientados en el mismo sentido, los meses posteriores son testigos de la apertura de un nuevo espacio en el Mall Arauco Maipú, irrumpiendo con fuerza en la zona occidente de la capital.

A petición de los consumidores, durante 2007 se experimentó un nuevo concepto en una feria que exhibiera el arte orfebre. Fue la Exponovios en Casa Piedra donde Joyas Barón tiene una destacada participación, una muy buena recepción y éxito por las bondades de sus artículos.

Al año siguiente la consolidación en el mercado de Joyas Barón es una realidad. Esto lo avala el arranque de 4 plataformas de venta más. Se produce el lanzamiento de 2 puntos comerciales, uno en el Mall Plaza Alameda abarcando todo el centro de Santiago, y otro en el Mall Plaza Sur de la comuna de San Bernardo, ampliando las fronteras y cumpliendo con el anhelo del público del área sur de la Región Metropolitana.

La empresa fortalece su posicionamiento con presencia de marca en redes sociales

Sin embargo, la mayor innovación de la compañía fue potenciar los canales de difusión y comunicación con los clientes, amigos y seguidores. Así surgen nuevos expedientes publicitarios y de contacto: Facebook e Instagram. Joyas Barón hace su ingreso definitivamente a las redes sociales, lo que ha permitido realizar concursos, otorgar más descuentos y relacionarse fluida y cercanamente con la comunidad Barón.

Al finalizar la primera década del nuevo milenio y con la idea de revolucionar el mercado de los novios, el cual se renueva año a año y que exige provechosos beneficios y mejores productos, emerge Novios Joyas Barón. La apertura de este medio responde a querer segmentar un objeto de alta demanda en el negocio, como son las argollas de matrimonio y los anillos de compromiso.

No obstante, la empresa también requería de una atractiva fórmula promocional para lanzar a la venta un producto que golpeó fuerte, y que actualmente es uno de los más pedidos del catálogo Barón: la familia de argollas Ergofit y que denominamos la argolla perfecta, ya que su calce es preciso y cómodo para los novios.

A su vez, se inaugura la tienda número 19 de la cadena, triplicando a la competencia más cercana y afianzando por mucha distancia a Joyas Barón como la joyería más grande de Chile. Esta apertura se efectúa en el Mall Portal Ñuñoa, en el núcleo de una de las comunas más pobladas y pujantes de Santiago.

En 2012 y al cumplirse una década entregando el tradicional anillo y collar para la soberana del Festival de la Canción de Viña del Mar, Joyas Barón se traslada al Hotel O’Higgins para divulgar más el quehacer de la empresa. El público y los medios acreditados para este espectáculo le otorgaron a la marca una cálida y amena recepción, coronando a la periodista de la estación televisiva nacional Canal 13, Valeria Ortega, reina de la competencia.

Un año más tarde, comienza una etapa de definición donde el cambio corporativo debe ir encauzado hacia el ciberespacio. Con esa finalidad se transformó la página web haciéndola más amigable en su navegación, y otorgando herramientas a sus visitantes para que puedan construir y cotizar en línea sus argollas: se aplicaron pautas con un “argollero virtual”.

Además, se da el puntapié inicial a dos ideas innovadoras, El Círculo Barón, el esperado y flamante club de beneficios, y Joyas Barón Outlet, un lugar donde siempre es posible encontrar productos con descuentos.

Y recientemente surgen más e innovadoras iniciativas. Con la irrupción de las redes sociales, se ratifica el aprecio y necesidad de retroalimentación de Joyas Barón con su público, y al mismo tiempo percibir la enorme cantidad de temas e información por enseñar a través de Facebook e Instagram, entre otras plataformas.

Con ese objetivo se crea el BARÓN NEWSLETTER, una herramienta en que mes a mes la compañía entrega lo mejor del cariño recíproco, conocimientos y profesionalismo para entender más de este arte orfebre, difundir las campañas y fortalecer la cercanía y empatía con la gente.